© 2018 - 2019 para Asistecs

  • Asistecs

Industria 4.0: 4 - La fábrica inteligente

La fábrica del futuro es un espacio conectado con sistemas de fabricación inteligente, que integra espacios reales con virtuales, y está focalizada en su principal activo, las personas.

Ya sean clientes o trabajadores, las personas son el centro de la nueva industria y participan de forma activa en todos los procesos, desde cualquier lugar y marcando el camino a seguir. Las personas transforman los procesos y los espacios, que se abren para ser lugares de encuentro y colaboración en los que todos los agentes participan desde la fase de diseño, lo que facilita no solo que la cadena de valor del producto se enriquezca con aportaciones desde diferentes enfoques sino que se reduzcan los costes asociados a las modificaciones en el diseño una vez se pasa a producción. Todos los actores están implicados, desde el diseñador hasta el cliente, convirtiendo los procesos productivos en elementos dinámicos que se mejoran de forma continua y se alimentan de fuentes abiertas de conocimiento.


Soluciones de inteligencia y control son capaces de predecir tendencias a partir de información de diversas fuentes lo que optimiza las capacidades y proporciona pautas para rediseñar por completo los grupos de trabajo y hacerlos más eficaces.

¡Ya no se trata de imprimir y analizar listados los datos! ¡ahora están vivos! Y cambian cada segundo... es fundamental analizarlos y sacarles el máximo partido. Todos los procesos se hacen más flexibles al incorporar herramientas tecnológicas que actúan en toda la cadena de valor o en uno de sus eslabones, automatizando tareas, conectando etapas, y actualizando información de forma constante, lo que reduce tiempos y los costes asociados.



Se monitoriza y gestiona en tiempo real toda la cadena de valor, optimizando el uso de las materias primas y reduciendo el gasto energético, para dar lugar a productos más sostenibles. La eficiencia energética es uno de los retos de la industria del futuro, fruto de una sociedad cada vez más concienciada, que exige una integración en el entorno de forma más respetuosa y con un mínimo impacto medioambiental.

Mirar hacia fuera y poner el foco en los clientes es crucial para la supervivencia de la industria, que debe ser capaz de regular su producción para reducir los tamaños de las series y adaptarla a la demanda de cada momento, con las herramientas adecuadas. La nueva industria es capaz de escuchar y entender las necesidades del mercado para estar lista e incluso anticiparse a ellas.


Nada de esto sería posible sin la utilización de tecnologías que permiten la colaboración, la fusión entre realidad y entorno digital, la captura de datos en tiempo real y el análisis de grandes volúmenes de información, la fabricación aditiva (impresión 3D), o la computación en la nube.

¡Estas herramientas ya están aquí a están listas para ser usadas!

137 vistas